iqpa2.jpg

Medio Ambiente dice que «hay que acabar con el mito de que estamos respirando veneno»

 

El viceconsejero asegura que hay una «mejora significativa» de la calidad del aire, aunque «parte de la ciudadanía no reconoce esa realidad»

LA GRANDA (GOZÓN).

La calidad del aire en Asturias fue objeto de debate ayer en una jornada técnica que se celebró en La Granda, organizada por el Clúster de Industrias Químicas y Procesos del Principado de Asturias. La inauguración corrió a cargo del viceconsejero de Medio Ambiente, Benigno Fernández Fano, quien quiso ser muy claro al indicar que «hay que sacar de la sociedad asturiana el mito de que está respirando veneno. Nada más lejos de la realidad. Tenemos mucho por hacer, pero ya se están haciendo muchas cosas. La calidad del aire en Asturias está mejorando con una progresión acumulativa desde hace muchos años y no es el mayor problema medioambiental».

Pero esa situación, según el viceconsejero, se encuentra con un importante escollo: «Parte de la ciudadanía no reconoce esa realidad y pone en duda cualquier validación de los resultados». Es más, apuntó que «los representantes sociales solo utilizan la descalificación y hablan de una situación que solo existe en su imaginario». Aunque reconoció problemas concretos, especialmente en el oeste de Gijón, reclamó «objetividad, racionalidad, rigor y responsabilidad» al tratar este asunto.

Y los datos se pusieron sobre la mesa. Irene Olivares, jefa del Área de Calidad del Aire del Ministerio para la Transición Ecológica, habló de legislación y de los niveles máximos permitidos. Recordó que están los valores establecidos por la Unión Europea y los de la Organización Mundial de la Salud, «que no son valores guía», es decir, solo se trata de recomendaciones.

Lastra: «Tenemos una red de control muy completa que trabaja con datos fiables»

Unas doscientas personas participaron en la jornada sobre la calidad del aire organizada en La Granda. / MARIETA

Siete nuevos medidores

Elena Marañón, directora general de Prevención y Control Ambiental, explicó el funcionamiento de la red de control de la calidad del aire en Asturias, que cuenta con 22 estaciones con 113 puntos de control, si bien este año se añadirán siete más (cuatro para partículas y tres para benceno). Sobre las partículas, uno de los aspectos que más preocupa a los asturianos, Marañón indicó que «desde 2014 vemos la evolución y da muestras claramente de cómo ha ido mejorando paulatinamente en Gijón y Avilés. Además, reconoció el trabajo que realizan las industrias, con 67,1 millones de euros de inversión en mejoras medioambientales desde 2017.

De que las estaciones de control midan correctamente se ocupa el Instituto de Salud Carlos III. Su jefe de servicio de Gases Contaminantes, José Miguel de Miguel, aseguró que «se está midiendo bien» y apuntó que «estamos en el proceso de inicio del estudio de ubicación de las estaciones en Asturias. Ese análisis servirá para establecer criterios extrapolables a todo el territorio nacional». La parte crítica de las jornadas la puso Paco Ramos, de Ecologistas en Acción, quien reprochó al Principado «su pérdida de liderazgo» en este asunto y esperó que la jornada de ayer «no se vea como un lavado de cara de las empresas». Eso sí, celebró que la abundante normativa ambiental «pueda influir en la disminución de las emisiones».

En la clausura intervinieron Ignacio Vigil, presidente del clúster, y el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra. El primero remarcó que «la información compartida en esta jornada será simiente de unas opiniones y valoraciones mejor fundamentadas de cara al futuro». Pero también recordó que en los últimos diez años en Europa aumentaron los costes medioambientales un 12% mientras que las empresas tienen que competir con terceros países que no se han de ajustar a estas normativas, con lo que «aumenta el riesgo de deslocalización». Lastra reafirmó la idea de que «tenemos una red de control muy completa, que cumple bien -aun cuando siempre hay opciones de mejora- y que trabaja con datos fiables y veraces. Contamos, además, con un personal técnico muy cualificado y comprometido».

Eso sí, dejó claro que como Administración no puede aportar opiniones en este debate, aunque sí hizo hincapié en que «queremos que Asturias siga teniendo actividad industrial pero al mismo tiempo ha de ser respetuosa con el entorno».

Fuente: El Comercio

https://www.elcomercio.es/asturias/asturias-medio-ambiente-dice-20190403002753-ntvo.html

 

Centro Científico-Tecnológico · Campus de El Cristo · c/ Julián Claveria s/n. 33006 Oviedo · Tlf.: 660 34 90 88

© 2019 Todos los derechos reservados


 

 

Proyecto subvencionado por la Unión Europea e IDEPA : Metodología para la elaboración de auditorías energéticas en la industria de procesos. Experiencias y buenas prácticas
Objetivo: Elaboración de una guía metodológica para la realización de auditorías energéticas que sirva de documento de referencia para el análisis de las medidas de ahorro energético en el sector industrial de la región. Acompañada de casos y ejemplos prácticos de las empresas del Clúster cuya experiencia y actuaciones servirán de modelo y guía para otras empresas.

proyecto subvencionado 2017

 

Nuestra página web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies. Ver política de cookies